Fomentando la creatividad en clase de ELE con Bitácora

Bancodeltiempo_Bitacora

Hoy os queremos mostrar un claro ejemplo de cómo, cuando hacemos enseñanza verdaderamente significativa, los alumnos crecen, toman riesgos y hacen cosas maravillosas.

Algunos estudiantes de la Universidad de Würzburg, animados por su profesora Marta, se han lanzado a crear su propio «banco del tiempo» a partir de la actividad «Comunalia, el banco del tiempo» del manual Bitácora 3. Un «banco del tiempo» es un sistema de intercambio de conocimientos, habilidades y experiencias que ayuda a generar un sentido de comunidad entre sus participantes. La moneda de intercambio no es el dinero, sino el tiempo.

Dividido en varios grupos, el alumnado de esta clase de español ha creado diferentes propuestas para poner en marcha uno de estos peculiares bancos en su ciudad. Para ello, primero han investigado sobre qué son los bancos del tiempo y si es una buena idea ponerlos en marcha. Una vez que se ha buscado información sobre el tema, han saltado al siguiente paso, definir cuáles son sus elementos y diseñar una estrategia para darlo a conocer.

Algunos alumnos han optado por un formato clásico en el que nos hablan de quiénes son y de dónde nace la idea, así como a quién va dirigido, cómo funciona y lo que hay que hacer para participar en el «banco del tiempo de Würzburg». Además, este grupo añade algunas experiencias de diferentes usuarios que participan en este proyecto.

Otro grupo se ha decantado por utilizar un formato de documento simulando las páginas de un periódico. Al igual que el anterior grupo, nos explican quiénes son, el funcionamiento y cómo participar, pero en un formato en el que el texto está dividido en columnas, a modo de cualquier medio de prensa escrito.

Acaso de forma más original y visual, dándole un valor añadido al trabajo realizado, un tercer grupo de alumnos ha utilizado pictogramas colocados sobre un mapa como fondo. En esta presentación  del «banco del tiempo de Würzburg» podemos ver algunos de los perfiles de las personas participantes, aportando un plus de creatividad, lo que hace a la propuesta más atractiva.

En definitiva, como vemos con estos ejemplos, la actividad contenida en Bitácora 3 no solo sirve para que los alumnos aprendan gramática o léxico, sino que los impulsa un paso más allá: reflexionan acerca de los valores y habilidades que poseen y las experiencias que pueden aportar, aumentando así su motivación, imaginación y autoestima.

¿Y tú, tienes en clase algún ejemplo similar?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies