Esta web utiliza cookies propias (inicio de sesión) y de terceros (Google Analytics). Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
difusion
Pago rápidoNo tienes artículos en la cesta


Compra seguraPaypal y Visa

Poesía en A1... ¿¡No, gracias!?

¿Crees que es imposible llevar la poesía a una clase de ELE de nivel A1? Pues este artículo te demostrará que es posible!

Poesía en A1... ¿¡No, gracias!?

El poeta mexicano Octavio Paz dejó escrito que la poesía es, al mismo tiempo, hija del azar y fruto del cálculo [1]. Probablemente sea esta paradójica condición la que le permite habitarnos más allá de poemas y poetas; ser capaz de colarse por las rendijas que dejan las palabras y aprovechar cualquier puerta entornada para asomarse a nuestro mundo cotidiano.

Esto mismo sucede muchas veces dentro del aula: La poesía irrumpe casi siempre sin aviso, disfrazada de error o de ocurrencia, y consigue atravesar incluso aquellas fronteras que creíamos prácticamente inexpugnables.

–Atención, atención: Nivel A1 ¡No pasar! –le advertimos.

Sin embargo, ella pasa y se queda... No es extraño porque los mecanismos que despliega un hablante nativo cuando pretende conseguir un efecto poético son idénticos a los procesos cognitivos que pueden conducir a un aprendiz de L2 a cometer un error o a producir una construcción verbal anómala. Quiere decir que, en ambos casos, el resultado puede ser el mismo tipo de producto lingüístico (Widdowson, 1984)[2]

Por otra parte, la naturaleza del lenguaje es, afortunadamente, metafórica -ninguna denominación abarca toda la realidad que nombra-. Como sabemos, muchas de las extensiones figuradas de los conceptos, paradigmas combinatorios más restringidos pero que están ya incorporados al sistema léxico y gramatical de cada lengua, son el resultado de un proceso de metaforización.

Los aprendices de L2 deberían entrar en contacto –gradualmente pero desde los primeros estadios de aprendizaje-  con la dimensión metafórica de la lengua que aprenden para tomar conciencia del potencial comunicativo y estratégico que encierra. Nuestra tarea: tratar de acompañarles en ese camino exploratorio y reflexivo que les permita llegar a preguntarse, por ejemplo, si en español se puede romper no sólo un cristal sino también una promesa, una amistad o el silencio, más allá de que existan o no estas mismas posibilidades combinatorias en su lengua materna o en cualquier otra que conozcan.

Pero dejar entrar la poesía en el aula de ELE no significa tener que trabajar necesariamente con poemas. Presentamos aquí una propuesta muy sencilla, cuyo objetivo era que un grupo de alumnos de nivel A1 descubriera las posibilidades metafóricas que se escondían en muchas de las palabras y construcciones que ya habían aprendido y/o manejado durante el curso.

Descargar propuesta didáctica

El hecho de que se tratara de una actividad de escritura creativa inspirada en un poema les permitía, además, generar nuevas redes entre palabras, pero esta vez desde la libertad más personal y subjetiva.

Abrirle la puerta a la poesía en el Nivel Básico ofrece, en definitiva, la oportunidad a nuestros alumnos de percibir la lengua meta desde una perspectiva diferente; poder pasar –quizá por primera vez- de estar sujetos a ser sujetos de la lengua que aprenden.

Notas

[1] PAZ, O. (1992): El arco y la lira, México, Fondo de Cultura Económica, p.13.
[2] WIDDOWSON, H. G. (1984): Explorations in applied linguistics, 2, Oxford, Oxford University Press.


Sobre la autora: Rosana Acquaroni Muñoz es doctora en lingüística aplicada (2008, UCM) y licenciada en filología hispánica (1989, UAM). Actualmente es profesora de español para extranjeros en el Centro Complutense para la Enseñanza del Español (CCEE). Imparte, asimismo, diversos cursos de lengua y literatura españolas para diferentes programas de universidades estadounidenses en Madrid. Es autora de materiales didácticos y realiza numerosos cursos de formación de profesores de ELE/L2 dentro y fuera de España.

Como poeta tiene cinco libros publicados: Del mar bajo los puentes (1988) con el que obtuvo un accésit del Premio Adonais de Poesía en 1987; El jardín navegable (1990), Cartografía sin mundo (1995), Premio de Poesía Cáceres Patrimonio Mundial en 1994; Lámparas de arena (2000) y Discordia de los dóciles (2011). Su área de investigación se centra en el desarrollo de la comprensión lectora dentro del aula de ELE y en la incorporación de la literatura –especialmente de la poesía- como herramienta didáctica. Su tesis doctoral obtuvo en 2009 el Premio Extraordinario, así como el Premio Telémaco, dedicado a las publicaciones científicas que promueven los hábitos lectores y de escritura en el marco de los distintos niveles educativos.  Más información en: http://www.rosanaacquaroni.com