Esta web utiliza cookies propias (inicio de sesión) y de terceros (Google Analytics). Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
difusion
Pago rápidoNo tienes artículos en la cesta


Compra seguraPaypal y Visa

Pedro Gras, un gramático muy aplicado en el XXII Encuentro práctico ELE

Entrevistamos a uno de los gramáticos que más novedades está aportando al panorama de la lingüística aplicada en los últimos años, Pedro Gras Manzano.

Pedro Gras, un gramático muy aplicado en el XXII Encuentro práctico ELE

Tengo la suerte de entrevistar a uno de los gramáticos que más novedades está aportando al panorama de la lingüística aplicada en los últimos años, Pedro Gras Manzano, cuya tesis doctoral realizada en la Universitat de Barcelona versó sobre la relación entre Gramática y Pragmática desde una perspectiva cognitivo-funcional y que ha realizado estudios sobre partículas discursivas y construcciones gramaticales propias de la lengua oral espontánea. Nos recibe con su habitual generosidad y responde a nuestras preguntas con su imborrable sonrisa, derrochando pasión al conversar sobre su trabajo y haciendo gala de una tremenda simplicidad a la hora de exponer conceptos complejos sobre el tratamiento de la gramática en el aprendizaje de ELE.

Difusión: Me consta que no es la primera vez que participas en el Encuentro práctico de profesores ELE de Barcelona, ¿cómo fue tu participación en encuentros anteriores?

Pedro Gras: Pues la verdad es que fue muy bien. Siempre me he sentido muy a gusto en el encuentro de Barcelona. Mi primera participación fue hace nueve años, en el encuentro de 2004, presentando una experiencia práctica sobre la enseñanza de los pronombres personales átonos. Desde entonces, he participado en varias ocasiones, presentando experiencias prácticas o talleres sobre temas de enseñanza de la gramática, y el feedback que he recibido siempre ha sido muy bueno.

D: Este año vas a realizar una conferencia plenaria en el XXII Encuentro práctico con el título: Del significado a la acción: gramática, léxico y pragmática en una gramática pedagógica de los pasados en español. ¿Puedes hablarnos de cómo vas a enfocarla?

PG: El tema de esta ponencia es ambicioso. A partir de un ejemplo –la oposición de imperfecto e indefinido—, propongo un modelo de gramática pedagógica que intenta combinar las explicaciones nociofuncionales de las gramáticas pedagógicas más clásicas (el imperfecto de descripción, por ejemplo) con las explicaciones más abstractas de tipo cognitivo (el imperfecto describe una acción no actual desde una perspectiva interna). Por una parte, las explicaciones de tipo cognitivo nos han permitido acercarnos al significado de las formas gramaticales –qué significa realmente el pretérito imperfecto—; pero, por otra parte, las explicaciones funcionales relacionan las formas gramaticales con funciones comunicativas –la descripción de personas, lugares o cosas en el pasado—, que pueden dar lugar a prácticas significativas (“Vamos a hablar de cómo éramos de pequeños”). El objetivo de mi presentación es mostrar que ambos acercamientos son compatibles si integramos en las explicaciones el papel del léxico y la pragmática. Eso sí, no te voy a desvelar más, porque, si no, no dejaré ninguna sorpresa para la conferencia.

D: ¿Por qué en esta ocasión te centras en la oposición imperfecto/indefinido?

PG: He elegido este tema porque creo que es uno de los más complejos y, desde luego, uno de los que más dificultades me ha causado –y me sigue causando en ocasiones— como profesor de ELE. Creo que un modelo como el que propongo es especialmente interesante para explicar la oposición imperfecto/indefinido por dos motivos. Por una parte, como ya he desarrollado en trabajos con mi colega Marisa Santiago, el tipo de verbos –esto es el léxico—puede ser una puerta de acceso para entender la diferencia aspectual entre imperfecto e indefinido. Por otra, la multiplicidad de valores del pretérito imperfecto –imperfecto de cortesía, narrativo, prelúdico, de rumor, etc.—requieren la consideración del contexto pragmático que favorece la activación de una u otra lectura de esta forma. En definitiva, creo que la oposición imperfecto/indefinido es uno de los grandes problemas de los profesores y aprendices de ELE que pueden resolverse de manera satisfactoria integrando gramática, léxico y pragmática.

D: ¿Qué papel crees que juega la gramática en el aprendizaje de español como segunda lengua o lengua extranjera? ¿Bajo qué marco metodológico planteas tu propuesta? ¿Crees que se puede realizar desde los enfoques comunicativos un tratamiento de la gramática bajo una óptica cognitiva?

PG: El marco metodológico del que parto es el enfoque comunicativo en un sentido muy amplio: las lenguas se aprenden a través de la interacción social y, por ello, el proceso de enseñanza-aprendizaje debe facilitar la creación de entornos controlados de interacción socialmente significativa. En este marco, el papel de la enseñanza explícita de la gramática es instrumental: yo concibo las actividades de reflexión y práctica gramatical como una herramienta que puede ayudar al estudiante en su proceso de adquisición de la lengua meta. Desde mi perspectiva, la reflexión gramatical en el aula de lenguas extranjeras tiene como objetivo facilitar a los aprendices entender el significado que aportan las formas gramaticales, como ayuda para favorecer la adquisición de dichas formas. Como nos han mostrado diversas investigaciones, el significado gramatical es más difícil de procesar que el significado léxico. Por ejemplo, en las frases “Ayer llovía” y “Ayer llovió”, cualquier persona puede, con la ayuda de un diccionario, resolver sus dudas sobre qué significan “ayer” y “llover”. Por el contrario, todos sabemos lo difícil que es encontrar una explicación adecuada del significado que aportan las desinencias verbales (-ía vs. –). Un acercamiento cognitivo a la gramática puede facilitar la tarea de explicación del significado gramatical porque parto del supuesto de que la gramática posee significado y de que el significado gramatical es conceptualización, de manera que se relaciona la gramática con la visión: al optar por una u otra forma gramatical, estamos eligiendo la perspectiva desde la que contemplamos un evento. De este modo, acercamos el significado de la gramática a la experiencia extralingüística de los aprendices.

D: Además de tu trabajo docente en CIEE Barcelona, en la Universitat de Barcelona y en la Universitat Oberta de Catalunya, nos consta que participas en varios proyectos internacionales, ¿podrías hablarnos sobre estos proyectos?

PG: Sí, tengo la suerte de ser profesor invitado en el Departamento de Lingüística de la KU Leuven, en Bélgica. Allí participo en un proyecto sobre el tratamiento de la polifuncionalidad de las palabras gramaticales. En este proyecto, yo me centro en el tratamiento de la partícula “que” en español. Y también colaboro en otros proyectos nacionales e internacionales sobre el funcionamiento de las partículas gramaticales y discursivas (a ver, venga, pues nada, etc.), el más importante es el Diccionario de partículas discursivas del español, que se puede consultar en línea (http://www.dpde.es/).

D: ¿Qué proyectos tienes para el futuro? ¿Cómo ves las posibilidades laborales en España para jóvenes investigadores de tu campo o campos afines al tuyo?

PG: Tengo muchos proyectos abiertos para el futuro. En el campo teórico, aún tengo pendientes trabajos sobre el funcionamiento de partículas, que me pueden tener ocupado bastante tiempo. En el campo aplicado, me gustaría poder extender el modelo que presentaré en la ponencia del Encuentro de Barcelona a otras áreas de la gramática del español, además de los pasados, y, en un futuro cercano, poder plasmar este acercamiento en una gramática pedagógica. En cuanto a las posibilidades laborales, la cuestión es mucho más difícil. En el caso particular del español como lengua extranjera, la situación, por desgracia, no es muy alentadora. En el sector privado, un número muy importante de profesores con una formación excelente –licenciaturas, másteres, asistencia continuada a actividades de formación— trabajan en academias de idiomas con salarios muy bajos. Desafortunadamente, aún son muy pocos los centros privados que ofrecen condiciones salariales acordes con el nivel formativo de los profesores de español. Si pasamos al ámbito universitario, cabe destacar que, pese a la existencia de numerosos másteres de especialista en ELE, la docencia e investigación en nuestro ámbito aún no es un área consolidada, que cuente con departamentos sólidos y estables que combinen ambas tareas. Queda, por tanto, mucho por mejorar tanto en el sector público como en el privado para regular nuestra profesión y afianzar la enseñanza y adquisición del ELE como áreas de conocimiento reconocidas.

D: Te agradecemos mucho que nos hayas brindado parte de tu tiempo en detrimento de las partículas que estés investigando ahora…

PG: Gracias a vosotros por invitarme… Lo bueno de mis partículas es que no creo que se me mueran ni que me cambien de significado por dejarlas de mirar una tarde. Por suerte, los procesos de cambio en la gramática son muy lentos…

D: No, ya en serio… Gracias por responder a nuestras preguntas para el blog de Difusión y nos vemos en diciembre en el Encuentro práctico de Barcelona.