Esta web utiliza cookies propias (inicio de sesión) y de terceros (Google Analytics). Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
difusion
Pago rápidoNo tienes artículos en la cesta


Compra seguraPaypal y Visa

Español lengua extranjera para lusohablantes

Sonia Izquierdo tiene mucha experiencia como profesora de español para lusohablantes. En este artículo nos habla sobre su carrera profesional y la enseñanza de español a estudiantes lusohablantes.

Español lengua extranjera para lusohablantes

Aquí os presentamos un texto escrito por Sonia Izquierdo, actual jefa de estudios del Instituto Cervantes de Lisboa. Sonia Izquierdo tiene mucha experiencia como profesora de español para lusohablantes y en este artículo hace un breve recorrido por su carrera profesional y presenta algunas de sus ideas sobre la enseñanza de español a estudiantes lusohablantes.

14 años enseñando español a lusohablantes

Sonia IzquierdoSonia Izquierdo, jefa de estudios del Instituto Cervantes de Lisboa[/caption] Durante los últimos 14 años me he dedicado a dar clases de español a lusohablantes. Algún alumno ha habido por el camino que viniera de otra lengua, pero han sido pocos en todo este tiempo.

De Madrid, al cielo

A este comienzo in medias res, le precedió una época de trabajo con clases multilingües en Madrid. Los grupos eran muy heterogéneos, no solo en cuanto a la lengua de partida, sino también a sus estilos de aprendizaje. El hecho de estar en una situación de inmersión, hacía que el input que les llegaba desde la calle se nos metiera a través de las ventanas de la clase. Desde la plaza se escuchaba a un señor que vendía cupones de la ONCE cantando los “iguales para hoy” todas las mañanas. Un día me encontré a un alumno australiano reproduciendo la frase con la misma entonación del vendedor de cupones, mientras el resto del grupo no paraba de reírse. Me vi obligada a explicar a un grupo de A1 qué era la ONCE y por qué el vendedor decía “iguales”. Para suerte de mis alumnos, en la época no había Internet, si no les hubiera dado una buena ración de “aspecto cultural”.

Bucarest, Micul París

Después fui lectora en la Universidad de Lenguas y Literaturas Extranjeras de Bucarest y profesora colaboradora en el Instituto Cervantes. Además de clases de español coloquial, impartí por primera vez asignaturas relacionadas con la formación de profesores, tales como metodología. Aprendí mucho en esos dos años, me equivoqué mucho (tal vez van unidos ambos procesos).  

Brasilia

De la “terra da garoa" a la “Capital da República Federativa do Brasil”

En 1999 llegué a la ciudad de São Paulo y allí me quedé 8 años trabajando en el Colegio Miguel de Cervantes y en el Instituto Cervantes. Durante el primer año me convertí en “paulistana” de corazón. Después viví y trabajé cinco años más en el Instituto Cervantes de Brasilia, capital del país creada en 1960, lo que hacía que menos de la mitad de nuestros alumnos hubieran nacido en esta ciudad, el resto eran oriundos de todas partes de Brasil. Lisboa, menina e moça Hace un año que puedo cantar con todo derecho con Teresa Salgueiro que "moro em Lisboa". Después de un año sigo diciendo que he vuelto a pesar de que solo había estado como turista. La emoción no me deja organizar todo lo que querría contar, todo lo que pienso y siento desde tan cerca de España y tan lejos de Brasil, de lo que esperaba, de lo que he encontrado, de lo que ya sé que no voy a encontrar, de las distancias y cercanías entre los tres países y de encontrar tortilla de patata y “pão de quiejo” al mismo tiempo y en el mismo supermercado lisboeta. Así que me centro en la parte docente, en la experiencia de dar clase, en la de seguir dando clase de ELE a alumnos lusohablantes.

Español para lusohablantes

Desde Difusión me proponen un tema que me va, que me encanta y me dejan poco espacio: una crueldad. Así que basándome en mi experiencia y lo que he podido estudiar y hablar con docentes especializados me atrevo a enumerar un decálogo de características de los alumnos de lenguas próximas que en el caso de los lusohablantes podrían ser:

  1. Facilidad para comunicarse en español desde los primeros estadios del aprendizaje, lo que a veces produce situaciones cómicas tan citadas entre los docentes de ELE.
  2. Gracias a esta facilidad para la comunicación, se pueden plantear en las clases actividades de producción impensables con alumnos de otras L1.
  3. El hecho de ser falsos principiantes incide en la dificultad de nivelar correctamente a estos estudiantes sin caer en las preguntas trampas que no son de su nivel.
  4. Asimetría entre la comprensión y la producción. Los aprendices lusohablantes pueden y suelen resolver correctamente actividades de compresión lectora en los primeros niveles.
  5. En los primeros estadios del aprendizaje, es fundamental manejar en clase el concepto de percepción de distancia.
  6. Gran porcentaje de errores fosilizados. Sobre todo en producciones orales, aparentemente vinculados a la espontaneidad, aunque no exclusivamente.
  7. Es importante usar la reflexión explícita sobre el proceso del aprendizaje de una lengua y proponerles tareas que desarrollen sus estrategias de aprendizaje. La función metalingüística cobra una relevancia decisiva.
  8. Desarrollo del aprendizaje de segmentos léxicos y no solo de unidades léxicas evitando así el “Mi nombre es...” en vez de “Me llamo...” o “Es mi vez” en vez de “Me toca”.
  9. El tratamiento suprasegmental de la fonética evitando que frases declarativas sean interpretadas como exclamativas e incluso interrogativas.
  10. Apelar a la noción de influencia interlingüística y manejar conceptos como los heterogenéricos, heterotónicos y heterosemánticos.

Esta es una lista abierta que os propongo que completéis y aumentéis enviando un comentario a esta entrada o la página de Facebook de Difusión ELE, indicando el par de lenguas al que os referís, la(s) característica(s) y, si es posible, un ejemplo. En una conferencia en São Paulo le oí decir a Adolfo Elizaincín que un español era capaz de terminar una conversación de dos horas, con acaloramientos incluidos, con un "...pues eso, pues nada". Cuando pienso en si es igual dar clases a brasileños y a portugueses, lo primero que pienso es "sí…, pero no", aunque esto es materia para otra entrada del blog. Sonia Izquierdo