Esta web utiliza cookies propias (inicio de sesión) y de terceros (Google Analytics). Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
difusion
Pago rápidoNo tienes artículos en la cesta


Compra seguraPaypal y Visa

Entrevistamos a Alejandro Castañeda

En este artículo entrevistamos a Alejandro Castañeda, uno de los grandes expertos españoles en gramática cognitiva.

Entrevistamos a Alejandro Castañeda

¿Quién es Alejandro Castañeda? Háblanos un poco de ti y de tu trayectoria profesional.
Soy profesor de lingüística (Dpto. de Lingüística General y Teoría de la Literatura) en la Universidad de Granada. Me doctoré en esta universidad y aquí también he dado clases de español a extranjeros en el Centro de Lenguas Modernas, aunque ahora solo colaboro esporádicamente con algunos cursos. Me formé con Jenaro Ortega Olivares, al que le debo (nunca se lo agradeceré suficientemente), el haberme especializado en ELE. Y lo más importante que he hecho en este ámbito es, sin duda, haber colaborado con él, con otros discípulos suyos (Rosario Alonso Raya, Pablo Martínez Gila, José Plácido Ruiz Campillo) y con Lourdes Miquel en la elaboración de la GBE (Difusión, 2011).

¿Qué es la gramática cognitiva? ¿Cómo podrías definirla en términos sencillos, si es que se puede?
La Gramática Cognitiva (GC) (R. W. Langacker) es una teoría lingüística, integrada en el ámbito más amplio de la Lingüística Cognitiva, que tiene en común con otros modelos de este enfoque un punto de vista particular sobre el lenguaje. En ese punto de vista se considera que el lenguaje comparte ciertos principios de configuración con otras manifestaciones de nuestra cognición (como el de la representación figura/fondo, que también está presente en la visión), que todo en la lengua tiene carácter simbólico (incluida la sintaxis), que no hay un separación estricta entre gramática y léxico, que las “reglas” surgen del uso, que la extensión del uso de las formas (también de las gramaticales) sigue procesos metafóricos y metonímicos, etc. Para decirlo de una manera impresionista, yo diría que la GC ha contribuido decisivamente a una visión radicalmente humanizada de la lingüística.

¿Cómo se redefine la tradicional tensión entre gramática y comunicación dentro de los parámetros de la GC? ¿Cuál es tu experiencia en este sentido?
Si se parte de una concepción simbólica de la gramática, basada en el uso y vinculada al léxico, no ha lugar a esa supuesta tensión entre gramática y comunicación. Nos comunicamos con palabras y secuencias de palabras organizadas según ciertos patrones construccionales en los que las formas (simples y complejas) se asocian a significados de distinto tipo (representacional, discursivo o pragmático). La gramática no es otra cosa que el conjunto ordenado y sistemático de esas relaciones entre formas y significados que caracterizan a una lengua.

¿Todos podemos ser profesores y aprendices cognitivistas? ¿En qué sentido?
Todos podemos hacer uso de algunos instrumentos descriptivos de la GC y de su forma de afrontar la descripción de la lengua. No obstante, aunque en algunos casos aplicar esa visión exige que nos entrenemos en su manera de explicar las cosas, de lo que se trata, creo yo, es de que apliquemos el principio de aprender a reconocer el significado de formas y estructuras (no siempre evidente) y a hacerlo accesible a nuestros alumnos. En ese sentido, como profesor de ELE, yo soy muy ecléctico. No me considero un profesor cognitivista. Yo uso la GC, como puedo usar otros instrumentos, para ayudar a que mis alumnos comprendan, para evitar, en lo posible, una presentación y un tratamiento arbitrarios de la gramática.

¿Usar la lengua o aprender sobre la lengua? ¿Son cosas excluyentes en la clase de ELE? ¿Cuál debe ser el punto de equilibrio entre lo uno y lo otro según tu criterio y experiencia?
Yo no veo que sean cosas excluyentes sino más bien complementarias. Alguna forma o grado de conciencia lingüística siempre debe mediar en el descubrimiento de una nueva palabra, expresión o estructura así como cuando empezamos a usarlas. En muchos modelos de adquisición de 2L, el papel que se concede a la comprensión es fundamental también para explicar la fluidez en el posterior uso productivo. La conciencia lingüística, o incluso metalingüística, ayuda a comprender más y mejor y, por ende, a usar la lengua mejor.

En tu opinión, ¿qué aspectos de gramática deben recibir todavía mayor desarrollo por parte de la GC, si los hay?
Creo que hay ámbitos de la gramática, como el de las preposiciones, el de las perífrasis verbales, el de los marcadores discursivos o la sintaxis compleja (comparativas, condicionales, etc.) que requieren de trabajo, tanto descriptivo desde el punto de vista de la GC como de adaptación didáctica. Y, de manera general, creo que hay mucho que hacer en la descripción pormenorizada y la posterior adaptación pedagógica de la relación entre formas y estructuras, por un lado, y léxico, por otro. Por ejemplo, hay que estudiar detenidamente cuál es la relación entre usos de “se” medial y contextos léxico-sintácticos particulares (“se” con verbos de adquisición e ingestión, “se” con verbos de movimiento, “se” con verbos causativos, etc.) o la relación entre uso de imperfecto o indefinido y tipos de verbos o predicados verbales (estativos, realizativos, puntuales, etc.). Para esto creo que es muy importante recurrir a la lingüística de corpus, que es un instrumento que se aviene muy bien con la GC.

¿En qué medida la GC es un auxiliar del profesor para luchar contra los errores de fosilización?
A esto no sabría contestar con certeza. Para eso se necesitan estudios experimentales y no soy consciente de que existan trabajos con resultados concluyentes en ese sentido. Mi intuición es que una comprensión de las consecuencias significativas de esos errores podría ayudar a corregirlos y que la GC, combinada con ejercicios de atención a la forma, como los que han propuesto y estudiado autores como W. VanPatten o Teresa Cadierno, puede contribuir a esa comprensión.

¿Cuáles son los puntos de contacto, si los hay, y los puntos de exclusión entre los siguientes enfoques: cognitivismo, enfoque por tareas, enfoque léxico?
Una alumna mía del Máster de ELE de la Universidad de Granada, Silvia Suárez Gálvez, hizo un Trabajo Fin de Máster en el que indagó la relación entre los presupuestos de la GC en particular y la LC en general, por un lado, y los principios que sustentan el enfoque comunicativo y sus distintos desarrollos (enfoque por tareas, atención a la forma, enfoque léxico), por otro. En ese trabajo se muestra claramente la congruencia entre unos y otros. Al menos, a favor de la mayor congruencia con ese modelo teórico que con otros de corte más formal. Creo que la GC y la LC posibilitan un entendimiento mayor entre la teoría lingüística y la didáctica de 2L. El eje principal de esa congruencia estriba en la importancia concedida al significado, al uso como origen de la gramática, a la relación entre morfosintaxis y léxico, y a la concepción integrada de rutinas de conducta comunicativa y conocimiento gramatical.