Esta web utiliza cookies propias (inicio de sesión) y de terceros (Google Analytics). Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
difusion
Pago rápidoNo tienes artículos en la cesta


Compra seguraPaypal y Visa

Algunas reflexiones sobre la enseñanza del español a los niños

Mar Rodríguez, de la Escuela Entrelenguas, reflexiona sobre algunos aspectos importantes de la enseñanza del español a niños y sobre el manual Lola y Leo.

Algunas reflexiones sobre la enseñanza del español a los niños

Oímos por todas partes que los niños son el futuro y así es. Por esta razón, el vínculo que el profesor consiga crear entre sus estudiantes más jóvenes y el español condicionará el estatus que tendrá nuestra lengua de aquí a unos años, cómo deberán enfocar la enseñanza los especialistas en didáctica de ELE y en qué desembocarán las tendencias metodológicas más actuales. Y no específicamente en el ámbito de la educación infantil, sino en el de la didáctica de lenguas extranjeras en general.

Pero, ¿cómo podemos conseguir que los niños de nuestros cursos se enganchen al español y además hacerlo de una forma efectiva? Todos los profesores somos conscientes de la importancia de la motivación en el aula y, como guías del proceso de aprendizaje, sabemos que es esencial generar buen rollo y diversión en nuestras clases. Como defiende Villi Lería, pedagoga y profesora de ELE de Entrelenguas, «uno de nuestros objetivos, sin importar la edad de los estudiantes, debe ser que nuestros alumnos salgan de clase con una sonrisa, sintiendo que han pasado un buen rato dentro del aula».

Muy frecuentemente, la motivación de los niños por estudiar una lengua extranjera viene impuesta por los padres. Sin embargo, lo que en principio puede suponer un escollo para el profesor se contrarresta con creces por la flexibilidad, creatividad y capacidad imaginativa de los más pequeños, que nos permite recurrir a un amplísimo abanico de recursos para conseguir una motivación auténtica. Puesto que siempre tienen una predisposición natural a pasarlo bien y no solo ganas, sino también una necesidad real de interactuar con los demás, los profesores podremos usar infinidad de canciones, juegos, manualidades, proyectos de arte, etc. Por otra parte, también los reforzadores o premios que potenciarán su motivación serán mucho más variados: los niños se ilusionan con gran facilidad con un pequeño regalo, una escapada divertida o una tarde de clase en el jardín.

Obviamente el perfil del profesor de ELE para niños ha de ser muy concreto. Debe contar con una formación más específica, pues tanto la forma de aprender de los niños como las dinámicas de clase son diferentse a las de los adultos. Por supuesto, un profesor que se dedique a la educación infantil ha de ser paciente y muy empático. Y, como los más pequeños, ha de tener mucha creatividad e imaginación para mantener alto el nivel de motivación. «Cuando trabajamos con niños uno de los problemas que se nos presenta es conseguir mantener su atención. Si el contenido que estamos enseñando no resulta interesante para el alumno, este desvía la atención; pero si añadimos el componente lúdico a nuestra metodología podemos mantener a los estudiantes concentrados durante un periodo más prolongado», nos sigue contando Villi.

Por todo ello, un manual en el que el profesor pueda apoyarse de manera continuada es fundamental. En este sentido, en Entrelenguas estamos encantadas con Lola y Leo. Los personajes de este manual —Lola, una niña sevillana, y su primo Leo, un niño mexicano— despiertan el interés de los niños y les ayudan a aprender español mientras se lo pasan bien. Nos invitan al cumple de Leo, hacemos unas maracas para la clase de música de Lola, conocemos su casa, preparamos batidos de frutas con ellos… Lola y Leo nos ofrece un contexto que, gracias a la imaginación de los niños, se torna verdadero y, con la ayuda del profesor, ampliable al mundo real. Tanto es así que en nuestra escuela hemos llegado a sacar las actividades fuera del aula para ir al mercado a comprar la fruta necesaria para esos batidos. En otra ocasión, hicimos una piñata con nuestros estudiantes para celebrar una ocasión especial.

Además de una buena contextualización, el manual Lola y Leo nos da la posibilidad de sacarle mucho jugo a todo su contenido gramatical y léxico, disponible en distintos y divertidos formatos. Como sabemos, la repetición es clave en el aprendizaje efectivo de los niños y Lola y Leo se adapta a la perfección a esta necesidad. «Un punto a favor de este manual es que tiene mucho material complementario» nos cuenta Rosalía Calle, también profesora en nuestra escuela. «Hay muchas pistas de audio en todas las unidades además de canciones y un vídeo para que aprendan el abecedario de forma visual. Y la parte final del libro incluye una serie de materiales recortables para aprender vocabulario, conversar, etc. En general el libro es muy visual y rico ya que contiene muchísimas fotografías e ilustraciones que sin duda motivan a los alumnos a hablar y a querer aprender mucho más».

Numerosos estudios han concluido que el factor afectivo es determinante en los procesos de aprendizaje. De hecho, el dinamismo y la diversión que caracterizan las clases para niños también son importantes en las clases con jóvenes o adultos. Cada alumno responde a determinados enfoques y metodologías mejor que a otros, pero no hay duda de que un ambiente relajado donde se cuida el componente lúdico ayuda a todos los aprendientes. Está claro.

Sobre Mar Rodríguez
Mar es socia fundadora de Escuela Entrelenguas en Ronda, donde además de dirigir el Departamento Académico imparte clases de español y coordina los cursos de formación para profesores de ELE. Su formación académica (cuenta con un máster en Enseñanza de Español para extranjeros por la UGR y con un posgrado en didáctica de español por la Universidad complutense de Madrid) se completa con su experiencia laboral en Whitman College, Middlebury College y Schengen Lyzeum.